El Rav4 no es un modelo cualquiera. Allá por el año 1994 Toyota presentaba el primer Rav4 y con ello se inauguraba un nuevo segmento de vehículos: los SUV. De sus siglas en inglés SUV significa Sport Utility Vehicle, que es una adaptación más genérica del significado de las siglas RAV: Recreational Activity Vehicle.

A Toyota le gusta arriesgar con el diseño de sus modelos, el paso de una generación a otra es siempre muy evidente y el caso del RAV4 es un ejemplo de ello. La quinta generación se nos presenta con un aspecto mucho más contundente que antes, el diseño se acerca más al de la poderosa Tacoma.

INTERIOR

Gracias a las múltiples posibilidades de regulación tanto del asiento como del guía no nos será difícil encontrar una postura de manejo cómoda. Los plásticos usados en el interior tienen una presencia agradable. Se usan materiales blandos y otros que simulan piel con pespuntes incluidos. La apariencia no es de un vehículo lujoso, pero sí, la de estar bien hecho. 

La pantalla del sistema multimedia está situada en una posición elevada, lo cual es muy bueno, ya que evita que tengamos que desviar mucho la mirada de la carretera cada vez que queramos consultar algo. Es una pantalla táctil que cuenta con dos ruletas para ayudarnos con algunas funciones. La resolución de dicha pantalla es mejorable. Cuenta con entradas USB repartidas por todo el habitáculo.

Los mandos de la doble climatización están situados en la parte inferior y se accionan mediante ruletas y botones, al estilo clásico, huyendo de la moda de integrar estos mandos en algún tipo de pantalla táctil, muy poco práctico cuando estás manejando.

El baúl ofrece un buen tamaño, y según versiones ofrecerá la opción de apertura y cierre eléctrico e incluso la posibilidad de abrirlo desplazando el pie por debajo del bumper trasero.

MOTORES

Hay dos opciones de motorización. Un motor con 4 cilindros de 2.5 litros y 204 hp asociado a una caja automática de 8 velocidades que puede tener tracción delantera o AWD. Y por otro lado tenemos una variante híbrida, eléctrica-gasolina, no enchufable, por lo que su capacidad para recorrer kms en modo eléctrico es bastante escasa. La versión de tracción delantera híbrida tiene 218 CV (motor térmico de 177 CV y eléctrico de 120) y la de tracción total, 222 CV (motor térmico de 170, motor eléctrico de 120 y un segundo motor eléctrico de 54 CV).

La sensación al manejarla es que transmite más seguridad y comodidad en carretera. La carrocería balancea menos y entra mejor en las curvas. En el apartado de seguridad viene bien preparada: 7 bolsas de aire, control de tracción y control de estabilidad, entre otros.

COMPETENCIA

Como ya hemos dicho al principio de este artículo, la RAV4 fue la pionera de un segmento que año tras año es en el que más novedades se introducen. Si Toyota quiere seguir en lo más alto, esta RAV 4 tendrá que prestar mucha atención a rivales como: Honda CRV, Nissan X-Trail, Hyundai Tucson, Kia Sportage, Mazda CX-5 y un largo etcétera.

Recuerda, que a partir de marzo, podrás anunciar o buscar tu vehículo en esta misma web (info).

Puedes seguirnos en nuestra cuenta de Instagram @avalycard