NOTICIAS Y NOVEDADES DEL MUNDO DEL MOTOR

El lugar perfecto donde podrás buscar y vender tu vehículo en República Dominicana.

El nuevo Mercedes AMG GLE 53 4MATIC+ COUPÉ 2020

21 diciembre, 2019

La nueva generación del Mercedes GLE Coupé ha llegado mostrándonos el Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ Coupé, la primera de las dos variantes AMG que se esperan del modelo por parte de la división deportiva de la marca alemana con un motor de 435 CV de potencia microhíbrido. Aporta un extra de picante tanto en la parte estética como en la mecánica.

 

Tiene, como el resto de la gama GLE 2019, tracción en las cuatro ruedas, cambio automático y la posibilidad de que puedan viajar hasta siete pasajeros. Sobre este modelo Mercedes-AMG ha desarrollado otro con una carrocería distinta, cuya silueta tiene un aspecto más «deportivo»: el Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ Coupé.

 

 

En el nuevo AMG GLE 53 4MATIC+ Coupé destaca una parrilla diamantada pintada en color negro con 15 lamas verticales. En el centro de la misma aparece el emblema de la estrella, mientras que diversas piezas cromadas y algunos detalles en negro destacan tanto las tomas de aire del paragolpes como el divisor frontal. En la zaga se aprecia un difusor a través del cual asoman las cuatro salidas de escape, situadas dos a cada lado. Los aros de serie son de aleación y de 20 pulgadas, aunque existen varios modelos diferentes como opcionales de hasta 22 pulgadas.

 

Podemos dar un toque extra de musculo a la imagen del AMG GLE 53 4MATIC+ Coupé gracias al paquete AMG Black Sport, que aporta un extra de color negro en el divisor de la parte delantera, en la moldura del faldón delantero, en el difusor y en las tomas de aire, en las salidas de escape, en los marcos de los cristales y en la carcasa de los espejos retrovisores.

 

 

El ambiente deportivo que emana el exterior se aprecia dentro del habitáculo, donde aparecen unos asientos deportivos tapizados en cuero Ártico y microfibra Dinámica con los colores negro y rojo como protagonistas. En el respaldo se incluyen grabadas las letras AMG, mientras que el guía de tres radios es de nuevo diseño. También destacan los pedales de aluminio con tacos de goma o diversos acabados en negro. No faltan tampoco las dos pantallas digitales de 12,3 pulgadas cada una y el sistema MBUX de infoentretenimiento.

 

 

El motor eléctrico EQ Boost está situada entre el motor de gasolina y la caja de cambios automática AMG SPEEDSHIFT TCT 9. Tiene tres funciones: motor de arranque, generador y apoyo al motor de combustión en las fases de aceleración aportando un máximo de 21,8 CV.

 

La ventaja de un compresor eléctrico con respecto a un turbocompresor movido por gases de escape es su menor tiempo de respuesta. Según Mercedes-Benz, este compresor puede pasar de la posición de reposo a su máximo régimen 70000 rpm en 0,3 segundos. Esta configuración de compresor eléctrico para bajas y medias revoluciones y turbocompresor convencional para medio régimen en adelante trata de conseguir que el extra de energía que aporta el sistema de sobrealimentación se extienda lo máximo posible en el margen de funcionamiento del motor y que este se sienta de manera uniforme desde el ralentí hasta el corte de inyección.

 

No tiene correas de transmisión ya que los componentes auxiliares funcionan gracias a una serie de máquinas eléctricas que utilizan la red de 48 voltios. Eliminar las correas significa eliminar una fuente de ruido y vibraciones. Hay también una red eléctrica convencional de 12 voltios para dar servicio a elementos como los faros y la iluminación del habitáculo.

 

Como opcional tenemos la posibilidad de equipar un sistema de escape llamado AMG Performance con unas válvulas de mariposa en el tramo final cuya posición hace que el sonido que sale sea más o menos fuerte. En conductor puede variar la posición de estas válvulas con un botón a propósito para ello, o bien, cambiando de programa de conducción.

 

La caja de cambios AMG SPEEDSHIFT TCT 9 de nueve relaciones es estructuralmente igual a un cambio automático de convertidor de par con engranajes planetarios (tipo Toyota), excepto porque en vez de un convertidor de par hay un embrague bañado en aceite y controlado electrónicamente. Su rapidez suavidad de cambio es distinta según el modo de conducción elegido. En la parte trasera del guía hay unas levas para su manejo de forma manual.

 

El sistema de tracción total AMG Performance 4MATIC+ reparte de manera variable y automática el par entre ambos ejes de ruedas, si bien en todas las circunstancias las traseras siempre reciben tracción. Como con el cambio automático, el cuándo y cómo distribuye el par depende del programa de conducción elegido.

 

El Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ puede acelerar de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente). El Maserati Levante S de 430 CV y el Porsche Cayenne S 441 CV son prácticamente igual de rápidos acelerando.

 

 

Hay siete programas de conducción: Slippery (se suaviza y disminuye la entrega de potencia para facilitar una conducción segura en superficies resbaladizas), Comfort, Sport, Sport+, Individual (configurable por el conductor), Trail (para zonas con barro y superficies deslizantes, con todas las prestaciones del motor disponibles) y Sand (para zonas de arena y dunas, también con toda la potencia disponible). Por otro lado, hay tres configuraciones para el control electrónico de estabilidad (ESP): Basic, Advance y Pro. Con los programas Trail y Sand el ESP se desconecta, pero el conductor puede elegir entre dos modos de funcionamiento del control de tracción: Traction y Slide.

 

Además de tener todos los adelantos en materia de seguridad y ayudas al conductor que ya conocemos de otros modelos de Mercedes, cuenta con una suspensión Airmatic que presenta la opción de incluir el sistema E-ACTIVE BODY CONTROL, que se sirve de la microhibridación para regular individualmente las demandas de la suspensión y los amortiguadores. Esto afecta tanto a los movimientos verticales como a los de cabeceo, y puede actuar incluso de forma anticipada en algunos tramos de nuestra ruta.

 

La dirección, con asistencia eléctrica y desmultiplicación variable, tiene dos configuraciones: Comfort y Sport. Se activa dependiendo del programa de conducción, aunque el conductor siempre puede seleccionar la que desee a través del modo Individual.

 

Como en otros modelos de Mercedes-AMG, hay una función para el sistema multimedia llamada AMG TRACK PACE que registra información de relevancia para la conducción en circuito, más de 80 datos como tiempos por vuelta, velocidad y aceleración lateral. Tiene una base de datos con circuitos y capacidad para reconocer cuando, por ejemplo, se recorta una curva.

 

El Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ Coupé parte en Europa desde los 94.100 euros, unos 5.5.000.000 pesos.

 
Recuerda que ya puedes anunciar o buscar tu vehículo en esta misma web (info).
 

Si quieres ver más reportajes como éste, revisa la Sección Noticias Motor.

 

Puedes seguirnos en nuestra cuenta de Instagram @avalycard.

 

Galería del nuevo Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ Coupé 2020.

 
 
 
 

 

 
 

¿TIENES DUDAS?

CONTACTA CON NOSOTROS

809 735 5568
info@avalyca.com


IR A CONTACTO