El Aston Martin Rapide E se ha presentado en el Salón de Shanghái 2019. Se trata de una berlina de cinco puertas y cinco metros de longitud que supone el primer automóvil de producción eléctrico desarrollado por la marca británica. Su producción está limitada a 155 unidades.

Desarrolla una potencia máxima de 610 CV y un par de 950 Nm gracias a dos motores eléctricos situados sobre el tren trasero. Estos van a unidos a las ruedas mediante un diferencial de deslizamiento limitado, por lo que cada uno se encarga de mover por separado cada una de las ruedas.

Puede acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada a 250 km/h. Y todo ello con una autonomía en ciclo WLTP de más de 320 kilómetros.  Un Tesla Model S P100D, que tiene la misma potencia, alcanza la misma velocidad máxima y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos.

La batería tiene 65 kWh de capacidad. Va embutida en una carcasa con una estructura de fibra de carbono y kevlar que se sitúa en el vano motor, donde habitualmente encontraríamos un motor de combustión. El sistema eléctrico admite cargas rápidas con potencias superiores a 100 kW.

La instrumentación corre a cargo de una pantalla de 10 pulgadas. En el interior abunda el uso de la fibra de carbono, que aparte de decorar, también ayuda a reducir el peso.

Como en otros vehículos eléctricos, hay algunas funciones que se pueden controlar remotamente desde una aplicación, como el estado de la batería o el tiempo de carga. También es posible enviar rutas al sistema de navegación.

Recuerda, que a partir de abril, podrás anunciar o buscar tu vehículo en esta misma web (info).

Puedes seguirnos en nuestra cuenta de Instagram @avalycard.